Puerto Vallarta, Jalisco. A 26 de Junio del 2017
 

Demuestra IPN que
Puerco Lynn es un
Corrupto de Mierda

Más pronto cae un hablador que un cojo, más pronto aún si es un cerdo hablador. Me refiero —otra vez— a uno de los clientes habituales de este espacio. El gato de los hermanos Cuevas García, Hugo Lynn (Puerco Lynn) Almada.
Este cerdo, física y personalmente hablando se llena el hocico (ese que sirve para hozar) como si tuviera autoridad moral para señalar a otros que se encuentran en el medio político.
Cerdo Lynn fue el operador durante muchos años de las traiciones que le jugó David Cuevas y su hermano pendejo, Pericoco, al grupo de Arturo Dávalos con el que ahora quiere congraciarse porque el sexenio se termina y se irá al desempleo y a vivir como miserable —como siempre—.
Pero ahora el cerdo terminó de cagarla con un asunto que lo exhibe totalmente y que ha tratado de ocultar: Cobró sin trabajar en dos nóminas gubernamentales, al mismo tiempo, una en México y otra en Puerto Vallarta al amparo de los hermanos Cuevas.
Como ya escribí supe tangencialmente de las actividades de David Cuevas, ex Presidente Municipal de Puerto Vallarta, como abogado de universidades cuando ascendió al cargo de titular del área jurídica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) en la Ciudad de México.
Ahí daba seguimiento a una carrera en el servicio público que lo llevó a la capital del país cuando fracasó en su intentona por ser diputado federal en el perderé creyendo que sería Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador en el 2000.
Rescatado por Fernando González Corona, David se colocó en la SAGARPA en donde su opaco desempeño remató con el incendio, nunca aclarado de las oficinas y los archivos a su cargo.
Por allá lo acompañó varios años el ahora alcalde Arturo Dávalos, hasta que el Cepillo se cansó de las traiciones de los Cuevas.
En el staff de Cuevas se ubicó, lo hace desde hace casi 20 años como rémora, uno de los personajes más asquerosos de la política regional, el marrano Puerco Lynn Almada.
Pero decía de David Cuevas en la UAM. Ahí estuvo a la sombra hasta que su jefe fue nombrado como titular del Instituto Politécnico Nacional. De la UAM Cuevas saltó al IPN, también como abogado general.
Cuevas García desplegó su política de terror contra maestros y alumnos. Puerco Lynn era su esbirro, carga maletas, cambia condones y huele pedos. Todo parecía ir bien. Pero, como siempre, la ambición perdió al cerdo.
Lynn Almada fue contratado como empleado por honorarios del IPN gracias a David Cuevas mientras cobraba en la nómina del Ayuntamiento de Puerto Vallarta protegido por otro Cuevas, Juan José, el hermano pendejo de David.
Los documentos para respaldar el asunto se los presentaré mañana en conjunto con el portal informativo de mi amigo César Langarica. Más pronto cae un hablador que un cerdo. Por cierto, cobrar en dos nóminas oficiales es un delito y el cerdo deberá de pedirle a David que lo defienda. ¿No que muy honesto pinche cerdo? ¿Así quieres ser alcalde de Vallarta?

Politécnicos Contra
Cuevas García y su
Cerdo Mascota

Un grupo desde el IPN está en franca resistencia contra David Cuevas y su forma puerca de trabajar de la que Hugo Puerco Lynn es parte y ejemplo claro: Su cédula profesional (la del Cerdo Lynn) es como periodista, entonces cómo puede un periodista firmar un contrato con David Cuevas García, Abogado General del IPN en un área donde las actividades requieren estudios de derecho?
Él dijo que dio asesoría en Materia de Comunicación, pero el contrato que firmó con el IPN, en el Anexo Único establece las siguientes funciones.
1. Realizar el análisis jurídico y propuestas de respuesta a diversas consultas que se realizan a la Oficina del Abogado General
2. Brindar asesoría personalizada o por cualquier otro medio a los miembros de la comunidad politécnica que así lo soliciten y en su caso, orientarlos respecto de las áreas competentes para conocer de su asunto y/o procedimiento a seguir.
3. Realizar análisis, control y archivo de los expedientes que ingresen al Comité de Atención de los Derechos de los Alumnos.
4. Realizar análisis de las carpetas de trabajo, especialmente lo relacionado con las comisiones y comités en los que participa el abogado general
5. Participar en las comisiones, comités y subcomités que para tales efectos le instruye el Abogado General.
6. Realizar todas aquellas actividades que le sean encomendadas por el Abogado General del Instituto Politécnico Nacional
El reconoce que el 16 de agosto de 2016 entrego al Municipio de Puerto Vallarta trabajos que requirieron varios meses para realizarlos, pero también reconoce que ya había firmado el contrato con el IPN (16 de junio de 2016), entonces como pudo realizar actividades presenciales en ambos lugares a la vez. Es obvio que en alguno de los dos o parcialmente en ambos no estuvo trabajando, y que fue con la protección de los hermanos Cuevas García. Ya que en Puerto Vallarta dependía de Juan José Cuevas García y en el IPN de David Cuevas García ya que él era el responsable de la supervisión y vigilancia de los trabajos y también el responsable de la liberación de los pagos. (Clausulas 6 y 7 del contrato).
No lee completa la cláusula vigésima primera, ya que la misma es de rigor en todo contrato de honorarios, ya que su finalidad es dejar evidencia de que no se adquiere ninguna responsabilidad laboral, civil, penal y de seguridad social, ya que en el régimen de honorarios estas corren por cuenta del prestador del servicio y no del contratante. (ya que no son trabajadores de base, pero si por honorarios). El nefasto David Cuevas García (parásito del erario público desde hace más de 20 años) exhibió (una vez más) su falsa honestidad gracias a su parásito de siempre, el no menos execrable Hugo “Puerco” Lynn.

La Historia de
Dos Ratas de
Mierda

La historia entre Cuevas y Lynn se remonta a los tiempos en que ambos fueron empleados de Fernando González Corona, quien llegara a la alcaldía de Puerto Vallarta en el ya muy lejano 1995.
En aquellos tiempos, siendo David Cuevas Secretario General del Ayuntamiento de Puerto Vallarta, el Puerco Lynn Almada ayudó al entonces Director de Comunicación Social y cocaínomano irredento (no se ofendan algunos de los actuales adictos) Roberto Almaguer a delinquir.
Resulta que Puerco Lynn trató de impedir el acceso a la prensa a la boda de Almaguer, quien resultaba que se estaba casando ilegalmente amparado en el poder que le daba ser empleado de Cuevas García en la alcaldía. El detalle estaba en que Roberto Cocaínas seguía con un matrimonio vigente cuando trató de enlazarse con una incauta.
El escándalo cundió (y eso que no había Facebook) pero a Almaguer lo protegieron Lynn, Cuevas y González Corona.
Cuevas se hizo un lugar en la política infiltrándose en el grupo que llevó a González Corona a la alcaldía de Vallarta y desplazando a Ignacio “Nacho” Guzmán, candidato natural a suceder al entonces Rey de los Tiempos Compartidos.
Las traiciones de Cuevas iniciaban y atrás de él, aprendiendo como ser Judas, cargando bultos de cemento en Materiales Muro, crecía un sucesor inesperado: Su hermano pendejo, Juan José (alias el Pericoco).
Las primeras señales de la corrupción de Cuevas vinieron cuando se aprovechó del reencauzamiento del Río Pitillal (obra realizada en su trienio 1997-2000) para adquirir los predios en los que se asienta ahora un área comercial de gran importancia en la entrada de Vallarta.
Con la información privilegiada que tuvo, el entonces alcalde y su familia se hicieron a un precio irrisorio de hectáreas que ahora valen millones de dólares.
Eran los tiempos en que Cuevas se sentía más grande que Dios y, pensando en grande, abandonó el PAN, en donde le tenían incontables cuentas pendientes y saltó del azul al Perderé seguro de que Andrés Manuel López Obrador sería Presidente en el 2000.
La jugada no le salió y perdió de calle la elección. Tras el encontronazo con la realidad (llegó a alcalde por que González Corona lo llevó de la mano) Cuevas se refugió en el mostrador de sus tiendas de materiales, convertido al papel de proveedor del ayuntamiento. En aquel 2000 sucedió algo que lo marcó para siempre e incluso lo envolvió en la sospecha de ser un asesino. Y es que Cuevas nunca pudo superar el hecho de que su Director de Servicios Públicos, Rodolfo Domínguez Valle (+) lo superara en carisma y popularidad e hizo todo lo posible para evitar que Domínguez se convirtiera en alcalde.
Y es que tanta fuerza tenía Domínguez que, como el Cid Campeador, aún muerto ganó la elección para Acción Nacional, a pesar de que los panistas de Cuevas evitaron que fuera su viuda quien asumiera la candidatura.
Cuevas dejó el PAN pero dejó en el instituto a su hermano pendejo, Juan José, quien seguiría causando problemas (titiriteado por David) hasta bien entrado este siglo XXI.
Pero regresemos a aquel 2000 en el que David, marginado por su ambición, fue rescatado —otra vez— por Fernando González Corona quien lo recomendó para que fuera funcionario en la SAGARPA. Hasta allá llegaron el ingeniero Arturo Dávalos Peña, quien desempeñó un papel muy digno en la dependencia, y el nefasto Puerco Lynn Almada, el ejecutor de las órdenes sucias de David Cuevas.
Desde aquellos ayeres el Puerco Lynn evitó morirse de hambre siendo el juguete favorito de David Cuevas, el esbirro para todas sus marranadas, el que llevó a cabo mil y un traiciones al interior del PAN.
Y, como la riata se revienta siempre por lo más delgado (en este caso por lo más gordo) Puerco Lynn le acabó causando a David Cuevas un daño irreparable (en complicidad con su hermano pendejo —el de David— Pericoco Cuevas García) al quedar demostrado que el Puerco cobraba en la nómina del municipio de Puerto Vallarta y, al mismo tiempo en la del Politécnico Nacional.
Y es que esa parte de la historia la conté ayer. David en sus tiempos de funcionario federal (aquellos en los que Hugo Lynn quemó los archivos de la SAGARPA para ocultar las corruptelas de Cuevas García.
Ahora ambos se exhiben al permitir Cuevas García que Hugo Lynn cobrara al mismo tiempo en su nómina en el Politécnico (donde es Abogado General) y en la de su hermano pendejo Pericoco aquí en el Ayuntamiento de Puerto Vallarta. Ya di a conocer los documentos que prueban que tanto David Cuevas García como Hugo Lynn Almada son un par de hijos de su puta madre corruptos como cualquier otro Duarte. La diferencia es que ellos dicen ser honestos. CONTACTO: Twitter @RODRIGOAGUILERA Whatsapp: 5548994282 FACE: https://www.facebook.com/ELCUARTOPODER web http://elcu4rtopod3r.blogspot.mx