Puerto Vallarta, Jalisco. A 13 de Diciembre del 2017

 

¿ESTÁ EL HORNO PARA BOLLOS?

Que el PRI haya designado como abanderado al Gobierno Federal a José Antonio Meade fue una excelente decisión; lo mismo puedo decir del abanderado al Gobierno de Jalisco, Miguel Castro Reinoso, porque nadie puede negar que ha tenido buenas iniciativas y que los bienevales han beneficiado a muchos; pero en cuanto al precandidato a la alcaldía de Puerto Vallarta, debo decírselos fuerte y claro que considero un grave error que en negociaciones internas, se haya decidido que fuera el maestro Roberto González. ¿Por qué?

Antier lo dije: “No nomás es tener trayectoria; también hay que procurar que el pueblo la conozca y sepa de la capacidad del individuo para tener un cargo como el que busca y el maestro, a pesar de sus jornadas asistenciales (que son buenas pero como estrategia política ya está muy quemada además de estar plenamente demostrado que no da los resultados deseados) no es tan conocido como Él quisiera. Los títulos, maestrías y diplomados de nada sirven si no se presumen y lo mismo pasa con el currículum. Sin duda que el maestro Roberto González ha llevado a la práctica todo su conocimiento; pero, “pequeño” detalle, la gente no lo sabe”.

Pues bien, amable lector, eso dije y eso sostengo; los priistas iremos en unidad apoyando al maestro, porque hasta eso, hay que reconocerle ahora su posición y no hay que echar a un lado que el PRI es, según Yo claro está, la mejor opción para México. Mi preocupación como priista sería que al maestro le falta difusión y por tanto necesitará una campaña intensa para poder darse a conocer tal cual es, con todas sus capacidades hasta ahora no conocidas por el pueblo. No tengo nada personal contra el ahora precandidato; creo que de llegar a la alcaldía tiene la capacidad para gobernarnos; mi punto es que como partido, el PRI debió buscar el menor desgaste posible y jugar con las fichas más conocidas y más populares, porque son las únicas que pueden competir contra un Arturo Dávalos muy bien posicionado, que además de tener a su favor la maquinaria gubernamental en Vallarta, es conocido y aplaudido, y no le costará buscar con todo la reelección sin necesidad de darse a conocer. Él (Arturo), ya tiene una imagen hecha; con los pocos recursos que le dejó el tristemente célebre ratero de Ayutla, ha sacado a Vallarta adelante, y dio solución al problema de la basura que tanto agobiaba a los vallartenses; el maestro Roberto González, fuera de haber sido director en el tec y de sus jornadas asistenciales no encuentro qué más haya hecho. Y que conste que no digo que no tenga méritos; digo que no los conozco y el pueblo pudiera estar en la misma situación que Yo, lo cuál hace al maestro un candidato poco rentable.

Por si fuera poco, los señores del PRI debieron prever que el ternuritas de Eliseo Aréchiga, no pudiendo vender a su gente y obedeciendo a intereses muy personales (se los advertí) se iría al PARTIDO VERDE para buscar, ingenuamente por supuesto, la alcaldía desde ese partido; dividiendo así el voto priista. Como sea, ahora debemos ir en unidad, cuestión que a mí no me causa ninguna animadversión; pero… ¿Pensarán todos los priistas así? Contacto: 044 322 191 10 89.