Puerto Vallarta, Jalisco. A 13 de Diciembre del 2017

 

Roberto Sabía, Desde
Hace dos Semanas que
Sería Candidato del PRI

El Maestro Roberto González Gutiérrez se convirtió ayer en el virtual candidato a la Presidencia Municipal del Partido Revolucionario Institucional al ser el único que se registró con base a lo dispuesto por la convocatoria tricolor.
Roberto maneja públicamente que no supo que la determinación de que él sería el abanderado había sido tomada en Guadalajara hasta las 10:20 horas de ayer cuando empezó a llamar a las y los tricolores distinguidos para que lo acompañaran en la sencilla ceremonia de entrega de papeles.
Yo personalmente hablé con Roberto antenoche, con muy mala comunicación por cierto, ya que el catedrático venía regresando de Guadalajara a Vallarta tras subsanar trámites partidistas. González Gutiérrez me dijo que hablaríamos ayer, pero ya lo hicimos una vez que se hubo registrado. Adujo siempre, respetuoso, que no sabía que sería él el candidato oficial.
Sin embargo, hay elementos para afirmar que Roberto supo que la decisión de su partido le había favorecido cuando, por decirlo en términos elegantes, le pirateó al independiente Pepe Martínez a quien iba como síndico en su propuesta de planilla a Carla Esperanza Quintero. Carla se presentó con Pepe a utilizar el argumento que hizo famoso Pedro Ruiz Higuera en Vallarta: Ejercer el derecho a rajarse.
La señora Esperanza Quintero dijo a Pepe que Roberto le había llamado y que le ofrecía ser parte de su proyecto por lo que, si sabía contar, no contara con ella ya que se saltaba de lo independiente a lo priista y se sumaría a la planilla que González Gutiérrez llevaría consigo a la elección del primero de julio del año entrante.
La sospecha se confirmó cuando la extraña mujer apareció ayer junto a Héctor Pizano, dirigente del PRI Jalisco, presentándose como “representante” de Roberto González ante la dirigencia del tricolor.
Si Roberto no sabía que sería el candidato ¿Para que se robaría un cuadro de cuya “importancia” nadie sabíamos en el mundillo de la política regional aduciendo que Carla es su “amiga de la infancia”?
Por lo demás Roberto se sacó la proverbial rifa del tigre, y no, no del “Tigre” Iván Bravo, quien es rudo pero buen amigo. No. Roberto deberá enfrentar a la maquinaria de Movimiento Ciudadano con Enrique Alfaro a la cabeza que, con base en sus números, aducen que hasta con el imbécil profundo Pericoco Cuebabas ganan la alcaldía de Vallarta el año entrante.

El Alcohólico Pizano
Bloqueó al Cheo Para
Evitar su Registro

Los imbéciles que no conocen la historia están condenados a repetirla. Y eso se aplica, directamente, al 90 por ciento alcohol 10 por ciento botana, Héctor Pizano Ramos, remedo de dirigente del tricolor Jalisco. Como si su partido no viniera de una experiencia perdedora en la región (cuando impidieron a la mala el registro de Alejandro Regalado como pre candidato a la alcaldía de Bahía de Banderas) ahora el PRI de Pizano impide a uno de sus cuadros más chambeadores, el Cheo, registrarse.
Cheo Aréchiga empezó a trabajar por su partido al día siguiente de la derrota de Andrés González Palomera. Superó el trauma con base en labor de calle, visitando colonias, patrocinando torneos deportivos, antorchas, apoyando enfermos y enfermas, discapacitad@s. Antier su partido le insultó negándole dos documentos que merecía tener y que le hubieran permitido registrarse como aspirante a la candidatura a la alcaldía.
Ayer Cheo no quiso presentarse a la sede municipal del tricolor para avalar la nominación de Roberto González. Lo hicieron a un lado a la mala. El propio virtual candidato lo invitó prácticamente a media hora de realizar su proceso de inscripción. Cheo no asistió y se mantiene a la expectativa de las determinaciones que se tomen en el ámbito estatal con el Partido Verde Ecologista de México, que no ha dejado en claro si participará del lado del PRI como lo hicieron los tucanes en 2015 (cuando el fiasco de la nominación de Armando Soltero quien resultó que no valía ni mil votos).
Si los Verdes NO van en Alianza con el PRI en Jalisco, Cheo podría ser el candidato ecologista a la Presidencia Municipal de Puerto Vallarta, aunque también lo están buscando de otras expresiones como Nueva Alianza.
El camino que tome Cheo Aréchiga sin duda será también una de las señales que el PRI lanzará a sus electores que, de por sí presionados por las derrotas en 2012 y 2015 no están logrando para 2018 la premisa de unidad que esperaban, se vio en el registro de Roberto a César Abarca y Ramón Ruelas, pero no a Cheo Aréchiga con lo que queda claro que en el fondo el instituto saldrá fracturado hacia la elección del año entrante.

Laurel Carrillo Iría
por Morena Vallarta
Peladón de Claudia Díaz

Desconozco la fijación que tiene Andrés Manuel López Obrador (fetiche diría Luca Mendiola) con las doñas “empresarias” de 60 años o más. Pero el peje le es leal a muerte a Yeidcol Polevsky (ni siquiera es su nombre real, es Citlali Ibáñez) y a doñas como Delfina en el Edomex y así sucesivamente. Por eso para Vallarta el Pejecito parece haber decidido desde hace tiempo que su candidata es Laurel Carrillo Ventura, la brujita, hermana del fallecido Brujo Carrillo. Oriunda de Jala, la Brujita Carrillo se asentó en Vallarta con el negocio de cultivar desechos humanos para determinar dolencias. Ahora Morena la tiene como aspirante a la Presidencia Municipal con lo que sentarían en sus aspiraciones al polémico Héctor Gallegos y a la “flexible” Claudia Díaz de Sandi quien después de haber aparecido como “representante personal del defenestrado Boberto Sandobabas” en el PRI lo que la llevó a ser conocida como “LadyProsa” saltó a MC en donde trató de metérsele por los...ojos a Enrique Alfaro y acabó haciendo caer al viejo raboverde Dante Delgado para que le diera la nominación a diputada local por Bahía (primero quería ser alcaldesa) pero la votación le fue totalmente adversa. Nadie la quiere. Ahora en Vallarta quiere aplicar el recurso de la oriundez (Claudia es hija de una esforzada familia de taqueros que ninguna culpa tienen de los pasos de su “bendición”) pero, tristemente, los visores de Morena ya determinaron que irán con la brujita Carillo.

El Meade Jalisciense

Hace unas semanas, cuando en el PRI Nacional le pidieron al Gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, que recomendara una terna de aspirantes a sucederlo en el cargo, incluyó a Miguel Castro Reynoso. La inclusión en la terna fue sorpresiva para los que conocieron este dato. La pretensión de Castro era ser alcalde de Guadalajara. No obstante, Miguel nunca salió del afecto de Aristóteles durante todo el sexenio. Fue él quien lo hizo coordinador de los diputados del PRI, presidente del tricolor en Guadalajara y luego Secretario de Desarrollo e Integración Social, donde estuvo al frente de programas estrella del sexenio: bienevales (transporte gratuito para estudiantes) apoyo a adultos mayores y a madres jefas de familia. Este lunes por la noche, por fin salió humo blanco en el PRI. Y decidieron, en ese intento de lavar el rostro chamagoso del PRI, por un perfil limpio como candidato a gobernador: Miguel Castro Reynoso. La decisión, si bien fue sorpresiva, no era tan descabellada porque Sandoval había dado señales de que Castro podría ser la carta bajo la manga. Es más, hace seis años, se decía que Castro sería el destapado para 2018, luego de una escala en la alcaldía tapatía. Con el tiempo aquella idea perdió fuerza. Pero ahora, los astros se alinearon para Miguel Castro, así como se alinearon para Meade. Ya habíamos comentado que ante la negativa de Arturo Zamora, quien jamás quiso aparecer en la boleta, lo más conveniente era postular al que menos negativos tenía. Una decisión, al estilo de lo federal, con Meade: irse, no por el puntero en las encuestas, sino por el perfil menos vulnerable a ataques, con lealtad al grupo gobernante y que combinara juventud con amplia trayectoria en el servicio público. Y ese es Castro. No tiene ni una mancha en su historial. Tampoco un solo escándalo que puedan ventilarle en la campaña. Es leal al Gobernador Aristóteles Sandoval y tiene ya varios cargos en su carrera. Además que es joven: 42 años de edad. Quitando al Senador Arturo Zamora, de los tres aspirantes que estaban en la mesa (El ex Fiscal General Eduardo Almaguer, el presidente estatal del PRI, Héctor Pizano y Miguel Castro), el ahora candidato a gobernador es el único que ha ganado elecciones. Los otros dos no han estado jamás en una boleta en una elección constitucional. Castro ya fue presidente municipal de Tlaquepaque en dos ocasiones. Y cuando fue diputado local no le regalaron la curul por vía plurinominal. La ganó en las urnas. El perfil de Miguel Castro además, permite una verdadera campaña de contraste. Su perfil es diametralmente opuesto al de Enrique Alfaro. El ex alcalde de Tlaquepaque tiene perfil más humano, de diálogo y de sensibilidad. El abanderado de Movimiento Ciudadano a la gubernatura, es de talante más rudo. Si bien, el PRI no se dedicó a construir un candidato natural en estos seis años, lo más cercano a ello, está en Castro. Fue a él a uno de los pocos a quien le fueron dando espacios para ir creciendo. Si los aprovechó o no, eso ya es otro debate. Pero de que le dieron balón para jugar, se lo dieron. CONTACTO: Twitter @RODRIGOAGUILERA Whatsapp: 5583519605 FACE: https://www.facebook.com/ELCUARTOPODER web http://elcu4rtopod3r.blogspot.mx