Puerto Vallarta, Jalisco. A 5 de Abril del 2019
 

La Capirotada Platillo
Típico de Cuaresma

 
 
 

Según la revista México Desconocido

 
 
 

Por: Adolfo Torres Martínez

Uno de los platillos que más popularidad adquieren todos los viernes de cuaresma, a lo largo de la República Mexicana, es la llamada capirotada, plato compuesto principalmente a base de pan y piloncillo, aunque hay un sinfín de maneras de prepararla.
Aunque en México la capirotada es usada principalmente en la cuaresma como un plato dulce, hay lugares de América y Europa en los cuales se le agrega carne y se cree que sus orígenes datan del imperio romano.
Según la revista México Desconocido, la capirotada tiene sus orígenes en Europa a finales del imperio romano y principios del medievo, la cual ya presentaba la principal característica que se usa hasta el día de hoy, como es la de poner capas de pan, alternando los demás ingredientes en cada capa de pan.
Fue en el siglo XIX, cuando en México se le retiró la carne y se comenzó a usar como platillo dulce, dentro de las comidas típicas de la vigilia.
Esta se popularizó principalmente en los estados del centro y norte de la república mexicana, como son: Chihuahua, Coahuila, Durango, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Jalisco y Nuevo León, así como en Nuevo México (Estados Unidos).
El postre de temporada, consiste en pan tostado, o añejado hasta que se deshidrata (en el caso de Jalisco de birote salado), cortado en rodajas que son puestas a cocer junto con trozos de plátano, pasas, nueces, guayaba y cacahuates, cubierto con jarabe de piloncillo y queso de mesa rallado.
Este platillo se consume principalmente durante la época de Cuaresma y cuyas variedades en la receta se van pasando de generación en generación, ya que mientras en algunos sitios sólo se cose en miel de piloncillo, en otros ya se ha hecho mucho más elaborado, agregándole ingredientes salados a lo dulce, como lo es el jitomate y queso.
En cada estado se tienen diferentes formas de preparación:
En Jalisco, generalmente, se omiten las frutas y solamente se prepara con pasas, cacahuates, piloncillo y queso de mesa rallado.
En Nuevo León se prepara con bolillo, queso chihuahua, menonita, o manchego, pasas, cacahuate, coco y piloncillo.
La única pequeña diferencia entre la capirotada de Sinaloa y la de Sonora es que, en general, en Sinaloa usan la guayaba en lugar de la biznaga en la preparación.
Es distinto a la capirotada que se consume en el centro del país, que no lleva frutas, nueces ni cacahuates, y que usa queso añejo en lugar de queso chihuahua o ranchero. Dicha capirotada es muy similar a las torrijas. En Sinaloa, se acostumbra a comerla los miércoles de ceniza y los viernes de Cuaresma.
Dos rectas de Capirotada:
La capirotada como bien se mencionó líneas arriba se puede hacer de muchas formas, aunque la más sencilla y tradicional es bañada en miel de piloncillo, la otra es en leche evaporada.

Capirotada en piloncillo.

Ingredientes
1 litro de agua
5 bolillos rebanados
½ kg de piloncillo
1 clavo de olor
4 tortillas
1 rajita de canela.
Cacahuates crudos y pelados,
al gusto
Aceite al gusto
Pasas al gusto
Se recomienda que los bolillos rebanados, sean dejados secar en el sol, al menos durante cuatro días, esto con el fin de que ya estén perfectamente dorados y se gaste menos aceite.
Se pone a hervir el agua, se le agrega el piloncillo, la canela y el clavo, hasta que tome una consistencia espesa, de esta forma se hace la miel.
Mientras en una cazuela se dora en el aceite la mitad de las rebanadas del bolillo.
Una vez dorado el bolillo, en la misma cazuela y aceite restante, se colocan las tortillas que servirán de base a la capirotada, luego se coloca una capa de rebanadas de bolillo (intercalando los dorados y los que no llevan aceite) y encima cacahuates y pasas, se baña con la miel y luego se va repitiendo la operación hasta culminar las diferentes capas, tapar la capirotada y dejar hervir.

Capirotada en leche

Ingredientes
1 lata de leche evaporada
¾ de litro de leche entera
5 bolillos rebanados
4 tortillas
1 rajita de canela.
1 plátano macho rebanado
Cacahuates crudos y pelados, al gusto
Nueces al gusto
Aceite al gusto
Pasas al gusto
Se recomienda que los bolillos rebanados, sean dejados secar en el sol, al menos durante cuatro días, esto con el fin de que ya estén perfectamente dorados y se gaste menos aceite.
Se mezcla la lata de leche evaporada, la leche entera y se el azúcar, agregándole la canela.
Mientras en una cazuela se dora en el aceite la mitad de las rebanadas del bolillo.
Una vez dorado el bolillo, en la misma cazuela y aceite restante, se colocan las tortillas que servirán de base a la capirotada, luego se coloca una capa de rebanadas de bolillo (intercalando los dorados y los que no llevan aceite) y encima cacahuates, pasas, las nueces y las rebanadas de plátano, se baña con la mezcla de leche y luego se va repitiendo la operación hasta culminar las diferentes capas, tapar la capirotada y dejar hervir.