Puerto Vallarta, Jalisco. A 14 de Diciembre del 2019

 

La Playa del Amor:
Turismo Sustentable

 
 
 

Mariela Dueñas.

 
 
 

Por: Adolfo Torres Martínez

A raíz del cierre temporal de la llamada Playa del Amor o Isla Escondida, en el año 2016, se tuvieron que buscar las formas de evitar que se continuara dañando el sitio, sin que se vieran muy afectados los diferentes prestadores de servicios turísticos que legalmente habían obtenido sus permisos para acudir al Parque Nacional Islas Marietas.
Al respecto habló Mariela Dueñas, directora de Vinculación de Bahía Unida Asociación Civil, grupo que alberga a los tenedores de los 176 permisos a embarcaciones que actualmente se tienen para realizar actividades turísticas en la zona.
Se ha vuelto muy famosa una de esas playas específicamente que es la playa Escondida, la Playa del Amor que era una cueva y la erosión tiró el techo de la cueva y se ha quedado como dentro de un cráter, para acceder a esta playa hay que entrar por agua, hay que nadar aproximadamente 300 metros.
En ese sentido, Dueñas indicó que desde el 2014, hasta marzo-abril de 2016, cuando se decidió el cierre temporal, prácticamente reino la anarquía, ya que cada prestador de servicios llevaba a la mayor cantidad de gente que podían soportar sus embarcaciones y todos podía ingresar a dicha playa.
“Antes era una zona donde se hacía snorkel, se entraba a la playa y la experiencia del visitante no era tan satisfactoria, Bahía Unida surge a raíz de tratar de regular esta experiencia y conservar el sitio”.
Agregó que ante dicha situación fue muy importante el poner reglas, de forma que esa playa que es muy frágil por ser piedra volcánica, fácilmente se erosiona de manera natural, a lo que había que agregársele la actividad humana.
“Esta playa no puede permitir el exceso de demasiada gente por su tamaño y por la vulnerabilidad de los materiales, entonces lo que se hizo fue definir la capacidad de carga con los investigadores del Centro Universitario de la Costa a partir de esa definición de carga, que lo que buscan es la seguridad del turista ante todo y la seguridad del ecosistema”
Dijo que, una vez realizadas las investigaciones necesarias, se estableció que deben de ser ocho turistas por guía, no pueden entrar grupos de más de 16 gentes a la Playa del Amor, además de tener tomar ciertas medidas de seguridad, tanto para el turista, como para el prestador de servicios.
“Tienen que usar cascos cuando entran, porque si sube la marea a marea media se siguen la mareas para acceder a la playa y si hay de marea media a marea alta, la gente no puede acceder para evitar accidentes, tiene que seguir las instrucciones de su guía no puede snorkelear, no pueden usar aletas”.
Esto mencionó debido a que hay ciertos tiempos a fin de que la mayor cantidad de gente pueda entrar, hasta llegar a un máximo de 116 turistas por día, y tener una buena experiencia, mencionó que se trata de que la gente entre y salga y sean asignadas otras zonas más para hacer snorkel.
Señaló finalmente que luego de poco más de dos años y medio de haberse tomado las medidas por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), prácticamente todos los involucrados en el tema, han venido tomando conciencia de la importancia de conservar el lugar.
“Creo que ha sido exitoso, porque hoy por hoy, podríamos decir que es una actividad turística sostenible y si no fuera por la actividad turística, el parque tendría problemas para administrarse y conservarse”.