Puerto Vallarta, Jalisco. A 22 de Octubre del 2019

 

El IMSS Indiferente a
Enfermos de Cáncer

 
 
 

luego del cese del oncólogo, Alejandro Daniel Olguín Muñoz

 
 
 

Lamentable lo que ha venido pasando en la clínica 42 del Seguro Social, luego del cese del oncólogo, Alejandro Daniel Olguín Muñoz, pues no solo han dejado a la deriva a los pacientes, sino que hay falta de medicamentos y de equipo para realizar estudios de urgencia.
Resulta que luego de las manifestaciones que se realizaron por parte de pacientes oncológicos en el mes de septiembre por la falta de un especialista que les brinde la atención que requieren, el Instituto sí les trajo otro oncólogo el 1 de octubre, pero el médico salió de vacaciones el día 11 y no regresará hasta finales del mes.
Lo anterior ha causado gran indignación entre los más de 150 enfermos de cáncer, puesto que no hay quien les brinde atención mediante citas y en el caso de quienes han tenido la mala fortuna de ser hospitalizados, la atención que se les brinda ha dejado mucho que desear.
Refieren las afectadas, que fueron 2 meses de peleas, de citas canceladas, de tratamientos inconclusos y, cuando por fin les reponen el médico, lo dejan ir de vacaciones.
“El cáncer es un padecimiento en el que cada minuto es vital y los pacientes tienen 3 meses sin un médico de planta” aseveraron.
Por ejemplo el pasado 9 de octubre una joven mujer que se encontraba internada en la cama 59, requería de un estudio urgente, sin embargo la doctora que estaba a cargo de su atención le informó a sus familiares que el aparato para realizar la examinación no estaba funcionando y explicó que tendría que ser trasladada a la ciudad de Guadalajara para que se lo realizarán, pero como su estado era delicado, ya no les sería posible enviarla, por lo que la mantuvieron únicamente con medicamentos básicos y suero, hasta que finalmente falleció.
Otras pacientes más han padecido la escases de medicamentos y sobre todo, la atención del especialista, puesto que el recién asignado solo cumplió con diez días de labores y se fue de descanso, sin importar que no había quien más diera atención a las decenas de enfermas de cáncer que necesitan estar en constante revisión.